Artículos

Causas de los conflictos en el aula

Muchas de las dificultades que suceden en el aula son síntomas de problemas más profundos. Por esta razón, al analizarlas, podemos empezar a usarlas de manera productiva para mejorar el ámbito educativo.

Autor: Grace Bertolini

Teniendo en cuenta la memoria de trabajo de mis alumnos

La escuela le demanda grandes exigencias a la memoria de trabajo de los alumnos. Por esta razón, los docentes deben comprender cuál es el sentido de este concepto a la hora de hablar de aprendizaje. Para ello, es fundamental entender sus usos, sus limitaciones y su desarrollo.

Autor: Dr. Roberto Rosler

Cerebro y aislamiento

Por naturaleza, nuestro cerebro es social y necesita de los vínculos. Por esta razón, la comunicación y la interacción con otros resultan fundamentales. De hecho, el aislamiento social puede generar diversas transformaciones cerebrales, tales como la incapacidad de decisión, una disminución de la capacidad de aprendizaje y fallos en la capacidad de autocontrol, entre otras.

Autor: Dr. Luis M. Labath

Neuromito #3: Comer alimentos azucarados trae aparejada hiperactividad

Cada vez más instituciones educativas permiten que la Neuroeducación ingrese en sus aulas. De esta manera, los docentes y maestros obtienen nuevas herramientas para desarrollar recursos y técnicas con enfoques metodológicos novedosos y más efectivos en sus clases. No obstante, la aparición de algunos neuromitos exige la toma de ciertos recaudos a la hora de aplicar diferentes conceptos en la escuela.

Autor: Prof. Alejandra Del Fabro

Cerebro y agobio laboral

Tener una gran autoexigencia es la base imprescindible para conseguir logros laborales, pero hay que tener capacidad y talento para llegar a la excelencia. Por lo tanto, el equilibrio entre esfuerzo y resultado es fundamental.

Autor: Dr. Luis M. Labath

El cerebro y la orientación espacial

Nuestro cerebro naturalmente puede orientarse en el espacio y decidir de qué modo nos moveremos. Esto se debe a la presencia células de lugar y de red que componen un GPS interno. Éstas están ubicadas en la corteza entorrinal y se comunican con el hipocampo para que el sistema funcione correctamente.

Autor: Dr. Luis M. Labath

¿Cómo funciona la corteza prefrontal?

Para funcionar correctamente nuestra corteza prefrontal necesita de energía. Como este recurso es limitado, su desempeño al máximo potencial es de corta duración y por esta razón no conviene sobreexigirla si deseamos buenos resultados.

Autor: Dr. Roberto Rosler

Páginas