Artículos

El dolor físico y el desengaño amoroso podrían dolernos del mismo modo

Todos usamos frases como “me siento herido”, “estoy lastimado”, “qué duro golpe”, entre otras, para expresar dolores emocionales. Las neurociencias nos muestran que estas manifestaciones no sólo son un modo de expresión, sino un claro reflejo de cómo nos afectan los mismos.

Autor: Marita Castro

El consejo de un experto apaga nuestra capacidad de tomar decisiones

El campo de la Neuroeconomía avanza y contribuye en la comprensión de las bases neurobiológicas de la toma de decisiones, y el modo en que se integra la información externa con la interna al tener que elegir entre distintas posibilidades.

Autor: Marita Castro

La fuerza de voluntad se debilita fácilmente

Nuestra voluntad es lábil y muchas veces hace que compremos o consumamos objetos que quizás no necesitamos. ¿Se debe a que ciertos días tenemos más fuerza de voluntad y otros menos? ¿Significa que no somos capaces de autocontrolarnos? Algunas investigaciones realizadas nos explican qué nos sucede.

Autor: Marita Castro

La práctica sola no hace a la perfección

No solo hay que practicar y practicar los nuevos conocimientos, sino también relacionarlos de diversas maneras con otros, ya que la práctica inteligente es la que mejora la efectividad y consolidación de los mismos en la memoria.

Autor: Marita Castro

La hormona oxitocina, llamada la molécula del amor, se libera cuando socializamos con los demás y también en momentos de tensión

La oxitocina fue llamada durante mucho tiempo la molécula del amor y se consideró la responsable de la unión entre madres e hijos y parejas. Sin embargo, una investigación publicada en revista Science, nos muestra que los efectos de la oxitocina son mucho más amplios, pues así como induce la integración y cohesión grupal, también produce que los miembros del grupo se vuelvan más agresivos para defenderse de las amenazas externas.

Autor: Marita Castro

La falta de descanso altera nuestra percepción

Hay días en los que no dormimos lo suficiente y nuestros ojos parecen no funcionar muy bien y leer un libro, ver la pantalla de la computadora o un simple cartel nos resulta dificultoso. Por esta razón, no restarle horas de sueño a nuestro cerebro resulta primordial en nuestra vida diaria.

Autor: Marita Castro

Dormir aumenta nuestra capacidad de aprender

Nuevas investigaciones muestran cómo dormir una siesta le permite al cerebro reponerse, fijar el conocimiento y mejorar sus capacidades cognitivas. En cambio, mantenerlo durante mucho tiempo despierto, hace más endebles estas capacidades.

Autor: Marita Castro

Páginas