16 de Enero de 2018

Ilustración neurociencias: Cuerpo calloso

Si bien podría definirse simplemente al cuerpo calloso como un conjunto de tejidos que permiten la división y la comunicación de ambos hemisferios cerebrales, su funcionamiento e importancia es mucho más complejo y rico.

El cuerpo calloso es un conjunto de tejidos con forma de puente que permiten la división y la comunicación entre el hemisferio derecho e izquierdo del cerebro; sin embargo, ésta no es su única función, sino que es una estructura mucho más fantástica y detallada de lo que parece.

La complejidad del cerebro humano surge indefectiblemente de su conectividad funcional, lo que se destaca por el aumento desmedido en el volumen de nuestra materia gris y blanca. Esto se ve no sólo en los humanos, sino también a lo largo de la evolución de todas las especies de grandes primates.

Resulta curioso saber que la estructura conectiva en el cerebro con mayor amplitud sea el cuerpo calloso: consiste en más de 195 millones de axones que transfieren información entre los dos hemisferios cerebrales. Esto favorece la generación de canales de comunicación que superan a cualquier computadora, tanto en grado de fineza y elegancia, como en capacidad, si es que consideramos el escaso tamaño del cuerpo calloso y su inigualable grado de eficacia respecto de cualquier ordenador de su mismo volumen.

Principalmente, el cuerpo calloso tiene conexiones de carácter excitatorio en las que la información se integra a través de los hemisferios o conexiones axonales, que también pueden ser de carácter inhibitorio. Esto posibilita que los hemisferios inhiban ciertos estímulos y/o respuestas para maximizar las funciones independientes de cada hemisferio.

La transferencia interhemisférica (IHT, por sus siglas en inglés) se destaca como la principal función del cuerpo calloso. Gracias a este sistema evolutivo los dos hemisferios pueden funcionar en diversas ocasiones contextuales como un único mecanismo conjunto o como dos mecanismos (los dos hemisferios). Esto le confiere a la especie humana la virtud de manejar de manera simultánea áreas tan diferentes como lo serían las artes y humanidades respecto de las ingenierías y ciencias exactas, haciendo que gracias a esa serie de fibras nerviosas que interconectan nuestros hemisferios, la riqueza social, cultural, artística, científica, tecnológica y creativa del ser humano sea de combinaciones y permutaciones prácticamente infinitas.

Finalmente, la formación del cuerpo calloso implica múltiples pasos evolutivos y del desarrollo, incluyendo la aparición de los patrones matemáticos y geométricos necesarios para la formación del telencéfalo; los hemisferios cerebrales; el nacimiento y especificación de las comisuras; la adecuada comunicación entre las neuronas y proporciona una completa ruta de los axones a través de la línea media cerebral (cisura que divide los hemisferios), hasta que puedan llegar a su objetivo final: el hemisferio contralateral.

Las alteraciones neurofisiológicas producidas en algunas regiones del cuerpo calloso pueden desencadenar en la aparición de esquizofrenia, cuadros del espectro autista, y en al menos una treintena de síndromes asociados. Esto quiere decir que el estudio del cuerpo calloso abre todo un nuevo y prometedor panorama de exploración para las neurociencias y la medicina.

Bibliografía: 

  • Katagiri, N., et al. (2017).Symptom recovery and relationship to structure of corpus callosum in individuals with an 'at risk mental state'. Psychiatry Research, 272:1-6. doi: 10.1016/j.pscychresns.2017.11.016.
  • Koubeissi M. (2017). Dropping the Sectioning of the Anterior Corpus Callosum for Drop Attacks. Epilepsy Currents, 17(5):291-292. doi: 10.5698/1535-7597.17.5.291.
  • Mullaguri, N., Battineni, A., Newey, C., & Nattanmai, P. (2017).White Matter Changes in Corpus Callosum in a Patient with Idiopathic Normal Pressure Hydrocephalus. Journal of Neuroscience in Rural Practice, 8(4):657-659. doi: 10.4103/jnrp.jnrp_329_17.

Autor: Dr. Nicolás Parra Bolaños

  • Clasificado como Investigador Junior (IJ) de Colciencias (Colombia).
  • Neurosicoeducador Certificado por la Asociación Educar (Argentina).
  • Doctor en Ciencias de la Educación, Universidad Cuauhtémoc (México).
  • Máster en Neuropsicología, Universidad Internacional de la Rioja (España).
  • Licenciado en Psicología, Universidad Católica Luís Amigó (Colombia).
  • Co-Director Grupo de Investigación GRIESO de la Institución Universitaria Marco Fidel Suárez (Colombia).
  • Coordinador a Nivel Internacional del Laboratorio de Neurociencias y Educación de la Asociación Educar (Argentina).
  • Director Grupo de Investigación GRINSES de la Fundación Pampuri – ONG Internacional (Colombia).
  • Revisor para artículos científicos de las siguientes publicaciones: Revista de Ciencias de la Salud, Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, Revista Praxis, Revista Internacional de Psicología, Revista de Psicología de la Universidad de Antioquia, Revista Perspectivas en Psicología, entre otras.
  • Publicó artículos científicos en las prestigiosas revistas: Revista de Neurología, Panamerican Journal of Neuropsychology, Revista Chilena de Neuropsicología, Revista Educación y Futuro Digital, Revista Electrónica de Investigación y Docencia Creativa, Revista Mexicana de Neurociencia, entre otras.

Te invitamos a conocer nuestra página de Facebook: NeurocienciasAsociacionEducar. Actualmente 882522 personas disfrutan de nuestras publicaciones gratuitas.