Ilustración neurociencias: Líquido cefalorraquídeo o cerebroespinal


Ilustración de uso libre, sólo se pide citar la fuente (Asociación Educar).


Es una sustancia acuosa que ocupa los espacios de los ventrículos y los subaracnoideos. Los plexos coroideos del encéfalo son los encargados de producirlo y son como una especie de ovillos capilares cubiertos por células epiteliales. Estas células absorben el líquido acuoso de la corriente sanguínea y lo segregan al interior de los ventrículos. Desde allí, el líquido cefalorraquídeo pasa al interior del espacio subaracnoideo a través de las tres aberturas del cuarto ventrículo. Una vez en este espacio, es absorbido y vuelve a la corriente sanguínea a través de la membrana aracnoidea.

Los seres humanos poseemos aproximadamente un volumen de 135 ml de líquido cefalorraquídeo. Funciona como envoltura protectora contra posibles movimientos bruscos de la cabeza o contusiones que podrían afectar seriamente la integridad encefálica.

Cuando la circulación del líquido cefalorraquídeo se ve obstruida, los ventrículos se expanden produciendo hidrocefalia. Esta patología, en edades tempranas, puede originar un crecimiento anormal de la cabeza debido a que los huesos del cráneo no se han unido de manera definitiva.

El líquido cerebroespinal también puede servir para el transporte de substancias nutritivas.


Te invitamos a conocer nuestra página de Facebook: NeurocienciasAsociacionEducar. Actualmente 777038 personas disfrutan de nuestras publicaciones gratuitas.