18 de Mayo de 2017

Teniendo en cuenta la memoria de trabajo de mis alumnos

La escuela le demanda grandes exigencias a la memoria de trabajo de los alumnos. Por esta razón, los docentes deben comprender cuál es el sentido de este concepto a la hora de hablar de aprendizaje. Para ello, es fundamental entender sus usos, sus limitaciones y su desarrollo.

Artículo de uso libre, sólo se pide citar autor y fuente (Asociación Educar para el Desarrollo Humano).


Imaginémonos que un muy buen amigo suyo cumple años y usted decide hacerle un regalo inolvidable. Esta persona ama las fotos, por lo que usted opta por crear un álbum majestuoso en el que contará varias décadas de una larga historia de amistad. 

Usted busca en sus “depósitos” (álbumes de fotos, viejas cajas que contienen recuerdos, carpetas de archivos, etc.) y elige las imágenes más alegres que encuentra. Por supuesto, cientos de fotos no responden a este requerimiento, pero usted busca la foto única en su género que capture la alegría de su amistad. 

Extiende las fotos sobre una mesa y contempla cómo están ordenadas. Comienza con una presentación cronológica, pero un álbum ordenado en forma anual parece predecible y genérico. Reordena las fotos por eventos: todas las vacaciones que pasaron de mochileros, todas las fiestas de año nuevo, todas las selfies, etc. Aún insatisfecho sigue deslizando los retratos alrededor de la mesa buscando la disposición correcta. 

Créalo o no, esta búsqueda se parece mucho a la tarea cognitiva más frecuente que realizan sus alumnos. 

¿Cómo puede ser posible? Veamos un ejemplo: en la clase de Historia usted le pregunta a sus alumnos: ¿Cómo las invasiones inglesas influyeron en los eventos del 25 de Mayo y en la formación de la Primera Junta? 

Para elaborar una respuesta sus alumnos primero buscan en sus archivos mentales. Ellos conocen mucha información sobre estas invasiones (así como usted tiene muchas fotografías con su amigo). Pero solo un pequeño porcentaje de esta información es útil para responder la pregunta. Por esto, sus alumnos dejan gran parte de su conocimiento en sus estantes mentales (así como usted deja la mayoría de sus fotos en sus viejas cajas). 

Una vez que los estudiantes han seleccionado las ideas más importantes, las mantienen en un área de trabajo cognitiva activa (como la mesa para clasificar). Luego ellos reordenan todas estas informaciones, probando varios esquemas diferentes hasta que uno se destaca como el mejor (al igual como emerge el álbum de fotos perfecto luego de toda la reestructuración). Voilá: ¡una respuesta! (¡un álbum de fotos genial!). 

En ambos casos la calidad del producto final depende de tres variables:

  1. Al igual que uno necesita buenas fotos, los alumnos requieren las ideas y la información correcta en sus bancos de memoria de largo plazo.
  2. De la misma manera que uno temporariamente reubica estas fotos en una mesa, sus alumnos necesitan mantener unos pocos datos relevantes en la memoria de corto plazo.
  3. Del mismo modo que uno reorganiza las fotos, los alumnos necesitan reorganizar las ideas en diferentes planos mentales, buscando el orden más convincente.

Si los docentes pensamos en la actividad cognitiva de nuestros alumnos como la construcción de un álbum de fotos, en forma inmediata vemos varias verdades importantes. 

Primero, la memoria es mucho más complicada de lo que pensamos. 

Debido a que tenemos la única palabra memoria, estamos tentados a creer que es un único proceso cognitivo. Pero esto no es así. 

Dependiendo de qué nomenclatura utilicemos, tenemos entre ocho o doce diferentes sistemas de memoria. Cada uno de estos múltiples sistemas de memoria funciona en forma diferente y se localizan en diferentes redes neuronales a lo largo de múltiples regiones cerebrales. 

Por ejemplo, la memoria declarativa incluye la memoria semántica (que almacena todos aquellos conocimientos sobre hechos generales que son independientes de la experiencia personal, como tipos de comida, capitales de países o vocabulario) y a la memoria episódica que almacena los recuerdos referidos a eventos específicos de la vida personal (como ir a la cancha a ver jugar a River o un viaje de vacaciones). 

Por lo tanto, ahora ya sabe, si le preguntan de qué país es capital la ciudad de Maputo y usted no lo sabe… ¡échele la culpa a su memoria semántica! 

La memoria procedimental almacena conocimientos sobre cómo hacer algo. 

La memoria muscular, por ejemplo, es un tipo de memoria procedimental. Cuando tuvo que enseñarle a su hijo a andar en bicicleta probablemente pasó mucho más tiempo mostrando que explicando. Al fin y al cabo, andar en bicicleta requiere más conocimiento práctico que conocimiento fáctico (declarativo). 

Cuando sus alumnos buscan en sus depósitos de memoria de largo plazo para responder a su pregunta de historia requieren de la memoria declarativa y de la procedimental. Por ejemplo, ellos saben que el virrey Sobremonte huyó a Córdoba tras la ocupación inglesa de Buenos Aires. También ellos saben cómo pensar sobre su pregunta. Para esto deben “interrogar” sus fuentes de información en sus depósitos de memoria de largo plazo. 

Una segunda verdad que esta analogía resalta es que uno no puede hacer un buen álbum de fotos sin una mesa lo suficientemente grande como para ordenar todas las imágenes y sus alumnos no pueden reflexionar sobre las preguntas sin suficiente espacio de trabajo cognitivo para ordenar toda la información. 

Imagine, por ejemplo, que está tratando de reorganizar todas sus fotos en una sillita plegable que está cerca de su sofá. Esta silla es muy pequeña y casi inmediatamente se quedará sin espacio. Las fotos se caerán por los bordes. Pasará tanto tiempo reptando en el piso buscando las fotos debajo de su sofá que será imposible que pueda pensar con claridad sobre su álbum de fotos. 

De igual forma, sus alumnos pueden rápidamente quedarse sin espacio de trabajo cognitivo. Ellos saben que el imperio español retuvo la posesión del Virreinato del Río de la Plata gracias a la acción de un ejército formado por grupos de milicias urbanas. También conocen que la voluntad del pueblo jugó un papel sin precedentes en la destitución de un virrey y en el nombramiento de su sucesor. Ellos saben que la participación de los cuerpos militares creados en "la Defensa" y "la Reconquista" puso en evidencia la ineficacia del sistema defensivo colonial de la metrópolis. Ellos saben que las Invasiones Inglesas fueron uno de los antecedentes inmediatos que tuvo la Revolución de Mayo que inició el proceso hacia la independencia que se extendió por todo el Virreinato del Río de la Plata a partir de 1810. 

Pero también, en forma bastante rápida, a medida que recuerdan todos estos trozos específicos de conocimiento, su espacio de trabajo cognitivo se llena. Para cuando los alumnos han recolectado suficientes datos de su memoria declarativa para contestar la pregunta, se han quedado sin lugar en su mesa mental. 

Esta analogía nos obliga a los docentes a reexaminar nuestras prioridades 

Por supuesto que deseamos asegurarnos que nuestros alumnos tengan memorias de largo plazo específicas. Queremos que tengan esas fotos en los álbumes. Pero para lograr este objetivo nuestros alumnos necesitan realizar muchas reorganizaciones. Para lograr que estas reorganizaciones sean posibles, necesitamos focalizarnos intensamente en esa mesita auxiliar. 

Necesidades indispensables de la mesita auxiliar 

Esta mesita auxiliar se denomina memoria de trabajo. Utilizamos nuestra memoria de trabajo en cualquier momento en que tanto mantengamos información en nuestra memoria de corto plazo y luego la reorganicemos o combinemos esta información en una nueva estructura cognitiva. 

Para que los docentes comprendamos el rol de la memoria de trabajo en el aprendizaje debemos reconocer tres características esenciales: sus usos, sus limitaciones y su desarrollo. 

La memoria de trabajo en el trabajo y en el juego 

Como hemos visto, la memoria de trabajo nos permite mantener información y reorganizarla en una nueva estructura cognitiva: una nueva palabra, una nueva oración, un nuevo concepto, un nuevo mapa y un nuevo argumento. 

Si analiza esta definición verá que utilizamos la memoria de trabajo constantemente. 

Si su amigo y usted tratan de recordar todas las provincias que visitaron juntos, están sacando información de su memoria de largo plazo y llevándola hacia la memoria de corto plazo. Si luego deciden colocar esas provincias en orden alfabético, están utilizando la memoria de trabajo. Después de todo están manteniendo la información y reorganizándola en un nuevo patrón. 

Si está manejando hacia un lugar y descubre que el camino usual que utiliza está obstruido por un accidente, comienza a considerar caminos alternativos en su memoria de trabajo. 

La escuela en particular demanda grandes exigencias a la memoria de trabajo de los alumnos. Cuando aprenden a escribir, los alumnos tienen que reorganizar las letras que conocen en nuevas combinaciones basadas en las palabras que escuchan. Esto es memoria de trabajo. Cuando tratan de comprender la mitosis, los alumnos reordenan los cromosomas y organelas en sus modelos mentales de célula. 

Resumiendo: los alumnos pasan gran parte del día escolar correteando por su memoria de trabajo. Para decirlo con claridad: La memoria de trabajo es esencial para todo tipo de aprendizaje académico. Las escuelas son en efecto santuarios construidos para honrar los desempeños exitosos de la memoria de trabajo. Ninguna información académica puede entrar a la memoria de largo plazo si no es a través de la memoria de trabajo.

Bibliografía:

  • Funahashi S. Prefrontal cortex and working memory processes. Neuroscience. 2006 Apr 28;139(1):251-61. Epub 2005 Dec 1.
  • Vandenbroucke L, Spilt J, Verschueren K, Baeyens D. Keeping the Spirits Up: The Effect of Teachers' and Parents' Emotional Support on Children's Working Memory Performance. Front Psychol. 2017 Apr 4;8:512. doi: 10.3389/fpsyg.2017.00512. eCollection 2017. <www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5378781/>

Imagen: Designed by Kstudio / Freepik


Te invitamos a conocer nuestra página de Facebook: NeurocienciasAsociacionEducar. Actualmente 773935 personas disfrutan de nuestras publicaciones gratuitas.