¿Por qué el alcohol me da mareos?


Material de uso libre, sólo se pide citar la fuente (Asociación Educar).


El alcohol tiene una predilección por el Cerebelo en el cual produce importantes trastornos funcionales y estructurales en sus neuronas. Este efecto lo podemos ver con claridad después de haber tomado unas copas de cualquier tipo de bebida alcohólica:

1. Tenemos mareos (en realidad, vértigos): sentimos que el “mundo” gira a nuestro alrededor. Esta “alucinación” de movimiento se debe a que el alcohol produce un trastorno en el funcionamiento de una porción del Cerebelo denominada floculo-nódulo cuya tarea es regular el equilibrio. Paralizadas las neuronas de esta área perdemos nuestra sensación de estabilidad y por eso sentimos que los ambientes “bailan” bajo nuestros pies.

2. Asimismo, el recorrido hasta casa será muuuucho más largo ya que no caminaremos en línea recta sino en zigzag. Esto se denomina ataxia y se debe a que el alcohol genera un trastorno funcional en las neuronas de una porción del Cerebelo denominada vermis, la encargada de regular la marcha y la postura. Por esto cuando deja de funcionar adecuadamente nuestro andar se altera y se vuelve bamboleante.

3. Finalmente, cuando llegamos a nuestro hogar, logramos insertar la llave en la cerradura al decimoctavo intento. Esto se llama dismetría y ocurre porque esas “copitas” de más actuaron sobre una parte del Cerebelo denominada hemisferios cerebelosos, cuya función es la coordinación de los movimientos finos y la dirección de acciones que requieran de nuestra precisión. Por esto, el efecto del alcohol nos vuelve tan torpes y no debemos manejar cuando estamos bajo su influjo. De este modo, también podemos explicar los inconvenientes que tienen al hablar las personas alcoholizadas.

Dentro del sistema nervioso (además del Cerebelo) el alcohol tiene predilección por el hipocampo (relacionado con el depósito de memoria y el aprendizaje), la corteza prefrontal (“director de orquesta” de la planificación cognitiva) y las neuronas del tronco cerebral que regulan la vigilia y la respiración.

Para concluir debemos recordar que el alcohol es una droga legal y si se decide consumirla debe hacérselo con mucha cautela, ya que afecta negativamente múltiples puntos de nuestro organismo, tales como el hígado y el sistema nervioso.

Más curiosidades: clic aquí.


Te invitamos a conocer nuestra página de Facebook: NeurocienciasAsociacionEducar. Actualmente 801480 personas disfrutan de nuestras publicaciones gratuitas.