¿Por qué nos cuesta levantarnos temprano?


Material de uso libre, sólo se pide citar la fuente (Asociación Educar).


Nuestro ritmo biológico (o ritmo circadiano) es comandado principalmente por el núcleo supraquiasmático (ubicado en el hipotálamo), un centro primario de regulación al cual podría describírselo sencillamente como nuestro "reloj interno".

Para su funcionamiento necesita de una información vital: la luz ambiental, detectada por las células fotosensibles de la retina.

Lamentablemente, la forma de vida actual tiene poca correlación con las necesidades de nuestro cuerpo en cuanto a los inicios del sueño y su duración. De hecho, a partir de la invención de la lamparita eléctrica la mayoría de las personas se levanta para ir a trabajar o estudiar antes del amanecer y finaliza su día mucho después del atardecer. ¡Para nuestro cuerpo es difícil acostumbrarse a esta circunstancia!

El sueño es desencadenado por la liberación de melatonina, hormona que se encuentra en concentraciones muy bajas durante el día y aumenta notoriamente durante la noche (cuando el núcleo supraquiasmático da aviso a la glándula pineal para que comience a liberarla).

Si bien es casi imposible cambiar el estilo de vida de las sociedades, de forma individual podemos comenzar a intentar apagar las luces del hogar más temprano o utilizar una iluminación más tenue en ambientes como el dormitorio. Esto le indicará a nuestro cerebro que puede comenzar a liberar melatonina, ayudándonos a dormir más temprano y, con más horas de descanso, nos resultará más sencillo obtener energías para encarar un nuevo y largo día.

Más curiosidades: clic aquí.


Te invitamos a conocer nuestra página de Facebook: NeurocienciasAsociacionEducar. Actualmente 659437 personas disfrutan de nuestras publicaciones gratuitas.